02 noviembre 2009

España entre Francia y los USA.

Hace tiempo tuvimos ocasión de desmenuzar algunas de las claves de la política exterior española por parte de la Administración Zapatero [1], y es el momento de dar un nuevo repaso a la situación, ahora que en el contexto internacional todo parece más confuso y apresurado.



Es bien cierto que la tradicional postración de España ante Francia trató de ser evitada por José María Aznar a través del "cambio de jefe", que pasó a ser Estados Unidos. Las elecciones generales de 2004 que hicieron llegar a Rodríguez Zapatero a La Moncloa, revirtieron el proceso, como lo prueba la situación de dependencia antedicha hacia los galos. Ello motivó un resquebrajamiento de las relaciones entre España y los EUA, que ya se adelantaba con la sorprendente actitud de Zapatero anta la bandera de las barras y estrellas en el desfile de la Fiesta Nacional del 12 de octubre de 2003, siendo aún jefe de la oposición.
Ante el vuelco, ha habido un realineamiento con la Francia de Sarkozy, pese a que la presidencia de la República Francesa y su Gobierno corresponden a la derechista UMP, pero también una sobrecompensación hacia los Estados Unidos, llevando más tropas a Afganistán respecto a las que fueron retiradas de Irak en 2004.
Se trata así de navegar entre dos aguas, como también acontece en la deriva de la política exterior en Hispanoamérica. La actividad de Miguel Ángel Moratinos divide a la inestable posición común de la Unión Europea [2] de manera que no se contenta ni a Barack Obama, ni a Raúl Castro ni a la propia Unión. Cuando se pretende caer simpático a todo el mundo y además se improvisa, se corre el riesgo de no ser tomado en serio por nadie[3].
Esa falta de importancia en el contexto internacional se completa con la desatención absoluta a la protección diplomática y consular a los españoles en el exterior [4] y al tiempo se producen hechos como los lamentabilísimos secuestros de barcos españoles en aguas de Somalia y Guinea Bissau [5]. Mientras el Gobierno francés defiende con su armada sus intereses [6], el Gobierno español privatiza [7] la seguridad de nuestros marineros, o hace de correveidile para pagar rescate a secuestradores.
En el contexto comunitario pues, Rodríguez Zapatero no pasa de una actitud servil de Francia, y en el ámbito mundial, trata sin éxito, de hacer seguidismo a los Estados Unidos de América. Fuera del amparo de esos grandes, lo demás es un vagar hacia ningún sitio, menospreciado hasta por aquellos que no cuentan nada en el contexto de las naciones.
Notas:
[1] En "El Manifiesto", 7-11-07, reproducido posteriormente por el Real Instituto Elcano.
[2] Serveto, Enrique, en ABC, 28-10-09.
[3]El País, 28-10-09.
[4] El caso de Luis Dueñas Herrera, El Mundo, 11-10-09, es uno más de una larga lista de ciudadanos españoles dejados a su suerte ante un problema fuera de nuestras fronteras.
[5] En Guinea Bissau no se ha producido más que un secuestro con apariencia de legalidad, en un país dominado por el narcotráfico, conforme indica la prensa internacional. En ese mismo sentido, la BBC, 28-10-08 y 2-03-09, informa de las graves implicaciones del tráfico de cocaína en la zona, que ya costaron la vida al anterior presidente y varios civiles y militares prominentes.
[6] Atlántico, 14-10-09.
[7] Europa Press, 31-10-09.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal