17 mayo 2010

La blasfemia como acoso político.


El "odium fidei" ataca de nuevo. Ahora se trata de ofender a la Fe a través de destruir el monumento más odiado por el sectarismo corruptocrático gubernamental. La víctima es la Piedad del Valle de los Caídos, a punto de ser decapitada para mayor goce del psicópata rojo de la Moncloa.

La vesania y salvajismo de la mafia progre es destacada en Internet por diversos medios, en especial por la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos. Estos han sido con Juan de Ávalos Carballo, hijo del genial escultor que fue alma de las piedras de Cuelgamuros, casi las únicas defensas de un templo católico sometido a la persecución y ataque desmedido por "los de siempre".

Nuestra Señora de la Piedad del Valle de los Caídos: Nunc, et in semper, ora pro nobis.

P.S. También arriman el hombro, Dios se lo pague, la Plataforma Memoria Y Lealtad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal